Mes: septiembre 2015

Servicio Post-Venta

Hoy quiero hablaros de mi experiencia con dos productos defectuosos comprados en una misma cadena de tiendas pero en distintas marcas, y lo diferente que fue el trato por parte del personal de una y de otra marca.

Uno de los productos que me dio mal resultado, fueron unas botas de agua de una de las marcas de precio medio alto de la cadena en cuestión, pues bien, a pesar de haber pasado casi toda la temporada cuando dije en la tienda que la bota de agua la había usado unas tres veces y la goma estaba pasada, con toda amabilidad la encargada me dijo que las llevara y que las mandarían al departamento de control de calidad, así lo hice y a los dos días me dijeron que, efectivamente, estaban defectuosas y que podía acudir a su tienda a por otro producto del mismo precio o superior (pagando la diferencia, como es lógico).

En otra ocasión, al incio de la temporada primavera-verano me compré una camiseta sin mangas y bastante veraniega, pero como tardó en llegar el calor, cuando la fui a estrenar vi que la costura de la camiseta estaba “nacida”, la camiseta tenía las etiquetas y yo, a pesar de haber transcurrido (por un poco) el plazo de 30 días que hay para devolver la prenda, conservaba el ticket, por lo que acudí a la tienda y expliqué lo ocurrido, pues bien, me pusieron mil pegas, hablé con la encargada y no me la quiso cambiar lo cual me pareció que si querían perder a un cliente iban por el buen camino, como imaginaréis al salir de la tienda llamé a atención al cliente de la marca, pero tampoco me solucionaron el tema, así que compré otra camiseta idéntica de nuevo y a los días devolví la primera con el ticket de la segunda, porque si yendo de cara no había funcionado y el trato recibido había sido nefasto yo no me iba a quedar con esa camiseta defectuosa.

En conclusión, una marca fidelizó un cliente y la otra lo perdió.